Noticias para no quedarte indiferente

Comenzaremos por un par de noticias que han salido hoy en el periódico (la primera en la contraportada). No se qué estará estudiando ese “magnate” de 25 años, pero yo le hacía comerse la matrícula:

¿Nadie ve que hay algo que no cuadra?

Otra historia acerca de las diferencias sociales: Asunte gana 20 euros al mes (blog de Hernán Zin)

Y para terminar, un vídeo acerca de la guerra contra las mujeres en el Congo:

A pesar de todo, como decía la joven en el vídeo: Tengo esperanza.

One comment.

  1. Es increíble.
    Me daban escalofríos y mis ojos estaban muy abiertos mientras leía la crónica de la situación de las mujeres en el Congo.

    Acabo de salir de las prácticas de magisterio en infantil. Una clase que lo tenía todo… Pero podría comentar algo que he visto y que después de leer un poco los enlaces de tu entrada me ha surgido.
    El hecho es que realmente, esa clase de infantil lo tenía todo, todo lo que un niño podría desear. Pero lo que me llama la atención es la actitud de las maestras (otro tema: no había maestrOs), tan… dominante, creída, autoritaria, y un largo etc. No quito las buenas intenciones, pero es gracioso como se queda la gente sin voz en un mismo día de tanto gritar.
    Y pienso: CUÁNTOS MUNDOS HAY EN ESTE MUNDO?
    Esa misma profesora estaba asqueada por tener que “soportar” a niños de 4 años y en otro lugar del mundo una mujer llamada Lucienne M’Maroyhi se levanta cada mañana con una niña llamada Suerte por la que sigue sonriendo para darle algo mejor, a pesar de no tener una clase llena de color en una ciudad “con muchas más posibilidades”.
    Se nos está olvidando lo que es realmente importante, y me doy cuenta mientras las profesoras reunidas en el patio sólo se dedican a criticar abiertamente en voz alta a sus queridísimos alumnos de 3 a 5 años y lo malos e insoportables que pueden llegar a ser, y atención, mientras yo me doy cuenta que estos niños agachan la cabeza por haberlas escuchado sin querer.
    Una INMADURAS de 30 a 40 años… y todavía no he visto a nadie que me demuestre lo contrario. Mientras en muchos otros lugares del mundo, mujeres que han pasado calamidades sí que demuestran una increíble madurez para tener fuerza de levantarse un día más y tener fe.
    No creo que la solución fuera que tuviéramos que pasar malos tragos para aprender, sino simplemente recordar… lo importante.
    Y lo Más importante, en el Congo como en cualquier lugar del mundo, se puede resumir en los Derechos Humanos.
    !A abrir los ojos! ;)

Post a comment.