La cárcel: escondiendo la basura

Hoy han publicado un artículo muy interesante acerca de la cárcel en el periódico El Correo. La cárcel es el lugar donde escondemos la basura. Y no, no es una metáfora para dirigirme a los delincuentes. Es una metáfora para definir a los errores que todos cometemos y que condenan a estas personas a acabar en la más terrible miseria. El último paso, los muros de la cárcel. Escribo “muros” con negrita en deferencia al periodista Hernán Zin, que está escribiendo un libro acerca de “los muros que nos separan”.

Personas sin afecto, sin esperanza, rabiosos contra una sociedad injusta con ellos, algunos nacidos en la misma cárcel, otros perdidos en las drogas tratando que la vida pase antes, enfermos, supervivientes de intentos de suicidio. Y personas inocentes con sus vidas destrozadas por un acto sin sentido.

La persona que me destrozo la vida esta en esa carcel. Veo como viven ahi y veo en lo que se ha convertido mi existencia y compruebo con tristeza infinita que la que esta en la carcel soy yo: encerrada en mis propios miedos e incapaz de relacionarme con nadie. El saldra, yo nunca.

Este comentario de Arantza acerca del reportaje habla por sí solo.

¿Acaso la solución es encerrar a estas personas? ¿Olvidarnos de su existencia? ¿Estar eternamente asustados los unos de los otros? ¿Por qué luchamos contra la delincuencia y no contra las causas que la producen?

Post a comment.