Humanidad y riqueza

Una reflexión acerca de las frases que escucho cada día:

¿Qué es la riqueza? ¿Qué es el progreso? ¿Qué es nuestra sociedad avanzada?

“Un chubasquero para el perro, que me ha dicho el veterinario que es bueno.”

“La tarea de un ingeniero es reducir costes en la fábrica. Buscar nuevas ideas para ser más competitivos y ganar más.”

“Sí, me ha llamado una amiga diciéndome que los exprimidores están super baratos en el Saturn, así que esta tarde me voy a devolver el que compré el otro día y cogerme ese. Luego saldré de fiesta.”

“Pues sí, se ha comprado una impresora con escaner. ¿No tenías ya uno? Sí, pero este es mejor.”

Hay días en los que duele salir a la calle. Incluso más que las crónicas de guerra de Hernán Zin. Al menos esas son reales. Pero la calle es un absurdo, una mentira. Obreros decorando una plaza de 100000€. BMWs. Palizas entre chavales drogados. Vacaciones en hotel de 5 estrellas en Japón. El aire irrespirable por los coches. La marabunta entrando al Corte Inglés, al FNAC o al Carrefour. La televisión. Publicidad en todos los rincones inimaginables.

Luchas yendo en bici jugándotela en la carretera, mientras los conductores se enfadan por que les estorbas. Tratas de recoger, reparar y reutilizar los cientos de ordenadores que la gente tira. Y encima les das las gracias porque te lo donan. Como si estuvieran haciendo algo bueno. Y es que no hemos salido del Marco. El marco democrático. El marco social. El marco estatal.

Tenemos que romper ese marco en el que vivimos, que contamina nuestras ideas y nuestros objetivos. El marco del individualismo, del culto al dinero, del ocio comercial, de los perros con chubasquero y los niños desnudos.

Al menos así me descontamino un poco de la realidad. Por eso me gustaba aquel pueblo de Islandia. Porque no había mierda. Había humanidad.

Post a comment.