El efecto Missing-White-Young-Blonde-Woman

Una niña inglesa ha sido posiblemente secuestrada mientras disfrutaba de sus vacaciones en Portugal. Se teme de que haya sido víctima de una red de tráfico de menores.

Lo he sabido a través de los ríos de tinta que corren sobre el tema. Automáticamente dos sentimientos han acudido a mí:

El primero, una enorme empatía con la niña y con su familia. Espero que vuelva a casa sana y salva.

El segundo, desconcierto, asco y rabia hacia lo que algunos llaman el efecto “Missing White Woman”. Me explicaré:

Prácticamente todo el mundo conoce el caso, cúando, cómo e incluso la marca en su ojo para identificarla. Todos nos hemos solidarizado con el caso, lo sentimos terriblemente, etc… Y me pregunto, ¿por qué esta reacción?

Porque somos seres humanos y vemos que es algo terrible, que hay que traer de vuelta a la niña, porque nos hace sentir mal. Pero… ¿y si te dijera que hay docenas de casos como el de Maggie TODOS LOS DÍAS? ¿Y si Maggie se muriese de hambre? ¿No sería terrible? ¿No habría que buscar a los culpables? Pero y si un niño se muere de hambre, digamos, cada 7 segundos, ¿no es noticia?

Claro, ella es inglesa. Ella es importante. Los niños africanos son de segundo orden. Qué digo, de quinto orden. Dan igual. Son cifras, no son nada.

¿Sabéis lo que os digo a los que tanto rezáis por ella? Hipócritas. Que os tenía que dar igual. Si tenéis la suficiente sangre fría para vivir sin preocuparos por los que sufren, ¿por qué os va a importar esta niña? Os prometo que hay miles de historias terribles y que están ocurriendo ahora, mientras lees estas líneas. Así que deja de mentirte a ti mismo y fingir que el mundo está bien.

También me gustaría mencionar a todas esos personajillos (porque no tienen otro apelativo) que ofrecen recompensas por su liberación. Se les tenía que caer la cara de verguenza. Me dan asco.

Para reflexionar: http://www.theonion.com/content/node/30112

Post a comment.