Pero aquí había una cultura de trabajo

No recuerdo muy bien cómo hemos llegado a hablar sobre el desarrollo de España en el siglo XX. Creo que ha sido después de las vainas, cuando estábamos olisqueando el horno.

Puede que haya sido el pescado. Ama ha comentado que no era mero, refiriéndose a la perca del nilo (tenéis que ver “La pesadilla de Darwin”). Hemos hablado un poco sobre lo mal que estaban allí, de cómo los locales tienen prohibido pescar, ya que todo el pescado se exporta a Europa. Gracias a los europeos se alimentan guerras y la gente come cabezas de pescado podridas.

O puede que haya sido el perro de mi hermano, que al parecer come poco pienso. Mi padre ha dicho que en el caserío no había dinero para comprar pienso al perro, apenas había para comida para ellos. Después nos ha estado contando cómo había aldeanos que apenas alimentaban al ganado. Al final esto era contraproducente y solo conseguía meterles en un círculo de pobreza del que eran incapaces de salir.

Apa ha llegado al punto de el duro esfuerzo que costaba prosperar, de lo duro que se trabajaba. Una de sus abuelas se pasaba casi todo el día sin hacer nada, apenas preparaba la comida; pero otra, Abe, era la energía personificada. Huérfana desde pequeña, trabajaba de una manera increíble: el caserio, el mercado, los hijos… nada podía con ella.

Los temas se han mezclado y ha acabado diciendo:

Pero es que no es un problema de recursos: en África tienen terreno, gente tratando de ayudarles, pero no tienen la misma cultura del trabajo que había aquí hace 100 años. Por eso es tan difícil y están tan mal. Lo he visto en la tele.

Buf. Buf. Me hierve la sangre. Me pone malo que alguien de un argumento tan simple, tan trágico, tan insolucionable a algo tan triste, tan complejo, tan importante. Y que encima me diga que lo ha visto en la tele… Más o menos he contestado:

¡Eso es una falacia! ¿Cultura? Anda ya! Una persona que ha nacido en medio de la pobreza, en medio de la inseguridad, del miedo, sin tener nada, sin educación, ¿qué puedes esperar de ella? ¿acaso esperas que intente prosperar para llegar al nivel de occidente? Occidente les ha aislado, machacado, olvidado, tratado como a animales. Los pobres se dedican a sobrevivir, porque eso es les dejamos aspirar.

El debate ha acabado rápido (hoy no han querido darme cuerda). Pero me ha hecho reflexionar. Tenemos un problema grave: la mayoría de la gente no entiende qué es lo que tenemos que conseguir, hacia donde tenemos que evolucionar, hacia donde tiene que ir la humanidad. La gente sabe que el mundo está hecho una mierda, pero no sabe muy bien ni qué es lo que está mal ni qué hay que hacer para cambiarlo.

Y así está la solidaridad:

“Sí, tenemos que ayudar más a los pobres, yo suelo dar un euro de vez en cuando a un sucamericano que hay en el super”

“Sí, en África están fatal, muchos se mueren de hambre, hay guerras. Tenemos que ayudarles enviándoles comida y eso”

“Yo algo ya doy, pero es mi dinero. Que trabajen y se busquen la vida”

Este tipo de expresiones las puedes oir en bocas del 80% (puede que 90 o 95) de los jóvenes de 18 años cuando alguien les obliga a escribir una redacción acerca de la pobreza. Dejaré la sociología juvenil para otra entrada.

Intentaré hacerlo fácil: Derechos Humanos

Ese es el objetivo. Eso es lo que tenemos que conseguir. Esa es la solución para el mundo.

¿Una cultura vaga? ¿Habéis mirado la vuestra?

Piensa. Actua. Educa.

Post a comment.