Domingo sin tregua


Sin tregua. Me he levantado pronto y me he puesto con el comentario de historia. Se que voy a estar todo el día estudiando, menos un ratillo para el gimnasio y para sacar unas fotos (un retrato a mi city, un proyectillo para el blog). Bueno, y también para el blog, que de vez en cuando hay que cuidarlo y leer algunos otros blogs (thanks brid x el comment).

Ayer estuve en la ONG. El contenedor para Cuba está casi lleno. Estuvimos arreglando el servidor y luego fuimos a tomar algo al Kabia, un bar comunitario, bastante barato y donde nos dejan dar alguna charla de vez en cuando y ponerles ordenadores con Linux (free software rocks!). Estuvo bien hablar con alguien acerca de consumismo, fotografía, el NetLach, software libre… Cosas profundas mezcladas con bromas sobre la perra murciélago de A*.

Bueno, a lo que iba, que mi vida es una locura. Más bien la he convertido en una locura basándome en aquello de: “Todo lo que la mente pueda imaginar se puede conseguir”. Estoy yendo a clase, trabajando en Vodafone, colaborando en la ONG, estudiando inglés, arbitrando balonmano, sacándome el carné de conducir y yendo al gimnasio. Y os prometo que duermo 7 horas.

Me suelen preguntar por qué me presiono tanto, por qué intento hacer tantas cosas. Simplemente trato de sacar lo más que puedo de mi tiempo. A veces una idea me viene a la cabeza: “¿y si este verano me voy a un campo de trabajo en Islandia? Tiene que ser una experiencia impresionante”. Siempre hay alguna manera de conseguirlo. Busco información, hago cuentas, leo relatos, busco fotos… una hora después ya se cómo conseguirlo (currando después de clase). O un amigo me pregunta: “¿qué, te apuntas al curso de árbitros? Yo cobro 40€ muchos findes”. Me como la cabeza una semana y al final decido que arbitraré los sábados y dedicaré todo el dinero que consiga a alguna ONG, por ejemplo a apadrinar niños en la Fundación Vicente Ferrer.

Alguien que lea esto dirá: joe, qué colgado, tiene todo tan claro… No es verdad, el que me conoce de verdad sabe que siempre he sido una persona insegura, un poco solitaria. Si estoy escribiendo esto es en parte por esa razón, estoy tratando de defender mis elecciones. Yo también tengo días malos, días de comer 5 manzanas, 5 yogures y media caja de campurrianas mientras intento distraerme con cualquier cosa.

Lo más curioso es que todavía me sobra tiempo para pensar en el amor. Es una especie de enfermedad. Mientras mi agenda está cada vez más llena de asteriscos, cruces, guiones y todo tipo de símbolos extraños; yo sigo aquí, pensando en lo que daría porque ella estuviera a mi lado ahora mismo. Supongo que se me pasará un poco cuando los friends acabemos exámenes y podamos ir a ver una peli, comer unos McFlurris y echar una partida al “chupate 1+1″.

Anyway. Have a good Sunday.

2 comments.

  1. Cada cual tiene su manera de vivir feliz y su ideal de felicidad…
    Para unos es Hommer Simpson el ejemplo a seguir y para otros da igual…
    En fin, es muy bueno que hagas mil cosas con tu vida, eso es la pasión de sentir que la vives… Yo tambien prefiero eso antes que quedarme todas las tardes de mi vida viendo el diario de Putricia, por ejemplo.

    Hoy no es mi día, no me explico bien.

    Bss

  2. Gracias por el comentario :D.

    Sí, no hay nada mejor que intentar vivir con pasión, que cada día es irrepetible!

Post a comment.