The way

Hoy ha sido un día genial. El cumpleaños de una amiga es la ocasión perfecta para comer, reír, jugar a las cartas, contar anécdotas, hacer el chorra, sacar fotos y grabar videos…

Pero, de alguna manera, las conversaciones derivan en lo mismo montones de veces.

“Estoy hasta las narices de Historia, mañana tengo examen y tengo que estudiar mogollón. Pero es que luego llego a casa y apenas hago nada.”

“No se lo que voy a hacer el año que viene, es que no me llama nada.”

“No se si terminaré la carrera, igual me quedo en ingeniero técnico, es que 5 años…”

“A veces es que no se que hacer…”

“Estoy estresado, es que no he hecho nada en todo el fin de semana.”

Muchas veces acabamos cayendo en ese “descansar por descansar”, una falta de actividad, una pasividad aburrida…

Pero tenemos que ser positivos, activos, alegres, ilusionados, no parar un momento y así, cuando descansamos, descansamos con razón. Eso es lo que he aprendido este fin de semana. Bueno, lo que he recordado.

Si no te gusta lo que estudias, busca alternativas. Si decides que lo mejor es estudiar, hazlo con ganas, no te quejes (es una pérdida de tiempo), y trata de aprovechar tu tiempo libre para hacer otras cosas que te motiven más.

Si no te motiva nada, haz algo que consideres útil, aprende algo. Ser útil es una gran satisfacción.

Si aún así sigues desmotivado, trata de hacer más felices a los demás, aunque sea aparentando que eres feliz, contando chistes, lo que haga falta. No hay nada más gratificante que hacer algo para hacer feliz a otra persona!

Si parece que todo lo que haces se diluye en el aire, escríbelo, usa un diario, te ayudará a mantenerte centrado y no olvidar todas las cosas buenas que te suceden cada día.

No se, siempre acabo dando consejos, jeje. Soy así. O, más acorde con mi filosofía, así me gusta ser.

Post a comment.