Reflexiones de un sábado noche (2)

Y sigo despierto. No se, no tengo sueño. Tengo ganas de hablar de mi UTOPIA.

Me considero un idealista. Desde pequeño mi padre me dejó una frase (entre muchas) grabada en la memoria:

“Todo lo que la mente pueda concebir se puede conseguir”

O algo así. Es lo mismo. Muchos no compartiréis la idea pero me da igual.

Mi utopía es un sueño. Un sueño de un mundo mejor. Un sueño individual. Si pudiera pedir un deseo sería ese.

¿En qué consiste mi utopía?

- Un mundo sin diferencias sociales, raciales, fronteras, violencia… y tantas otras cosas.

- Un mundo donde todo el mundo sonría en el metro porque están disfrutando con su vida.

- Un mundo donde poder decir Te Quiero sin temor.

- Un mundo donde las personas disfrutemos más dando que recibiendo.

Juajua. Más de uno dirá. Un niñato. Infantil. Idiota.

Quizás. O quizás no. Yo sigo ese principio. Podemos hacer todo lo que nos propongamos o al menos, ser felices mientras lo intentamos. Por eso me levanto a las 7 de la mañana hasta los domingos. Por eso vivo con ilusión y pasión. Por eso dedico mi tiempo a algo práctico, a algo que sirva para algo.

Haz lo mismo!

Busca un heroe!

Busca un sueño!

Levántate, piensa quien quieres llegar a ser y lucha por ello.

Sino aprecias todo lo que te rodea, sino te sientes más vivo cada vez que respiras, sino luchas por nada más que por combatir el aburrimiento, ¿qué te queda? ¿qué sentido tiene tu vida?

Cada persona tiene que tomar las riendas. Para mí eso es llegar a ser persona de verdad. El resto, es ser un animalito, agotando su vida día a día, hora a hora, minuto a minuto.

Post a comment.